Aún no es tan popular entre mujeres por diversas creencias y dudas respecto a ella. Este pequeño repositorio promete no tener que cambiarse cada hora y que puedas ir a la playa sin convertir en mar rojo el litoral peruano. Sus beneficios son múltiples, pero el miedo alrededor de ella son muchos más.

Con ustedes, la copa menstrual


La obstetra Maria Elena Galarreta nos explica que, a diferencia de otros artículos de higiene íntima, la copa menstrual funciona como un recipiente que recoge el fluído menstrual y lo mantiene dentro del canal vaginal. Si bien la copa menstrual puede parecer revolucionaria, su existencia data de muchos años atrás. Según el Museo de la Menstruación y Salud de la Mujer en Maryland (EE.UU.), en 1867 ya existían copas menstruales rudimentarias.

Sin embargo, no fue hasta el año 1937 que Leona Chalmers presentó la primera patente de la copa menstrual en Estados Unidos. Así que, nuestra pequeña copa ya tiene bastante historia, aunque hoy en día la conocemos mucho más.


Pero, ¿no son más prácticos los tampones y las toallas?

Aunque pueda parecer así, las toallas higiénicas y los tampones son métodos de higiene íntima dedicados a absorber el sangrado menstrual. Esto conlleva diversas contraindicaciones. Por ejemplo, según Galarreta, llevar puesto un tampón por más de ocho horas puede ocasionar que sufras del TSS (Síndrome de Shock Tóxico) que puede ocasionarte la muerte. O si llevas puesta una toalla higiénica por muchas horas, aparte de mancharte, puedes adquirir infecciones vaginales.

Por otro lado, la copa menstrual puede estar dentro de tu cuerpo hasta doce horas. Doce horas sin preocuparte por cambiarte o revisar si te manchaste el pantalón blanco que tanto amas o sufrir de una infección vaginal, pues está hecha de materiales hipoalergénicos y sin químicos, a diferencia de los tampones y las toallas.


¿Y si tengo que ir al baño a orinar?

Esta duda es una de las más comunes según Mariana Castillo, la CEO y fundadora de Copas Íntimas Isha Colombia, quien no solo ofrece estas copas mágicas desde hace más de cuatro años, sino que ha creado una comunidad de mujeres dedicadas a compartir experiencias respecto a su sexualidad. “Hay mucha desinformación entre nosotras las mujeres respecto a nuestro cuerpo. Esta duda de si me tengo que quitar la copa si quiero orinar, se despeja cuando explicamos que contamos con tres orificios: el anal, el vaginal y la uretra. La copita menstrual va dentro del canal vaginal y nosotros orinamos por la uretra; entonces no, no hay problema”.

Otra de las dudas más comunes es si se puede utilizar la copa menstrual si no has tenido relaciones sexuales. Maria Elena Galarreta nos ayuda resolviendo esta duda: “Así no hayas tenido experiencia sexual penetrativa o introductoria, todas podemos utilizar la copa. El himen no impide el ingreso de esta, si se entrena correctamente e identifica la flexibilidad y el acceso que permite tu vagina”.  Y esta duda es tan común, que muchas veces desanima a varias mujeres de adquirir la copa menstrual por un miedo inculcado desde niñas y mitos respecto a cómo funciona el himen.


Por su parte, Yarley Alor, directora de marca de Meluna Perú nos cuenta que “hay casos de chicas de 20 o 23 años que no quieren que nadie se entere de que la están usando (la copa) porque pueden pensar que ya han tenido relaciones sexuales”.

 

Por último, el miedo a que la copa menstrual se “pierda” dentro de nuestro cuerpo es otra de las preguntas que más reciben las empresas Meluna Perú como Isha Colombia, así que podríamos hablar de una duda válida entre gran cantidad de mujeres. ¿Es posible esto?

 

Según Galarreta, no y según nuestro cuerpo, tampoco. Sucede que esto no podría pasar, ya que la vagina es un canal que termina en una cavidad; es decir, tiene un fin. “Es imposible que tu cuerpo se ‘trague’ la copa. Esta se amolda a tu cérvix y evita que el flujo menstrual se desborde”. Entonces, no tengas miedo, la copa no irá a ningún lado y como todo: si entra debe salir.


La pequeña copa menstrual, como vimos, es una gran opción para reemplazar los actuales métodos de higiene íntima que muchas utilizamos. Es más, en un estudio de la Universidad de Barcelona sobre la copa menstrual se demostró que los principales motivos de su uso son porque ofrece una mayor comodidad (79%), es saludable (75) y es un producto ecológico (65%). Esto último, pues la copa tiene una durabilidad de entre cinco a diez años. Y su costo, en el mercado peruano fluctúa entre los 100 y 140 soles que, según Yarley de Meluna Perú, el gasto en ella se recupera en seis meses, por lo cual resulta una gran inversión en ti misma.

 

¡No más miedos! ¡Hola copa menstrual!